¿Te has parado a pensar alguna vez qué es para ti la perseverancia? La primera vez que yo lo hice, al instante se me vino a la cabeza “fuerza de voluntad”, pero entonces me di cuenta de que había una  gran diferencia y de que yo era poco perseverante y fuerza de voluntad tampoco tenía mucha.

Y te hago algunas preguntas más, ¿eres consciente de la importancia de ponerte objetivos? ¿Lo haces habitualmente? Y, cuando lo haces, ¿se cumplen tus objetivos o has dejado de planteártelos, porque has acabado frustrándote?

No permitas que otro año más comience con un montón de nuevos y antiguos objetivos que nunca se cumplirán. Sigue leyendo y podrás averiguar cómo.

Comencemos por los objetivos

Para mí ponerse objetivos es sinónimo de coger las riendas de nuestra vida, por eso es tan importante, porque al plantearnos un nuevo objetivo enfocamos nuestra energía hacia ese algo que queremos para nosotros y abrimos nuevos caminos, nuevas posibilidades diferentes a las que ya conocemos, dando espacio a que la magia suceda.

Crear objetivos es todo un arte que, al contrario de lo que piensa la mayoría, se puede aprender de manera fácil con un poco de ayuda, y justo eso es lo que vamos a hacer en el taller de noviembre. Te enseñaré cómo plantearte objetivos y te daré herramientas muy potentes para que actives la energía de la perseverancia en ti, que cómo ya he mencionado, no es igual que la fuerza de voluntad.

Todo el tiempo nos estamos poniendo objetivos salidos de nuestra mente, poco realistas, difíciles de conseguir, que más que objetivos para aumentar nuestra felicidad y nuestro bienestar, parecen objetivos creados para martirizarnos, aumentar nuestro sentimiento de culpa y desvalorizarnos por nuestra incapacidad para conseguirlos. Pero tranquil@, no te sientas mal. En realidad nunca antes nadie nos había enseñado a preguntarnos qué queremos, qué nos hace felices o qué es bueno para nosotros. Al contrario, nos han enseñado a obviar nuestras necesidades, a relegarlas al último peldaño de nuestras escala de prioridades, a que somos mejores personas si atendemos antes las necesidades de los demás que las nuestras propias. Así es como está establecido a todos los niveles de nuestra vida, y así nos lo han grabado a fuego desde que éramos niños.

Pero ya es hora de acabar con todas estas falacias y dejar de creer que somos egoístas y malas personas por desear nuestra felicidad y nuestro bienestar en primer lugar y por encima de todo.

Partimos entonces de que plantearse objetivos y querer que nos pasen cosas bonitas está mal visto, sin embargo, la fuerza de voluntad para conseguir cosas, que en realidad no queremos, pero que harán felices a los demás, está muy bien vista.

¿Te has parado a pensar qué significa en realidad “tener fuerza de voluntad”? Para mí es muy importante diferenciarla de la perseverancia.

Personalmente no me gusta usar el término “fuerza de voluntad”, porque implica justo esto, “forzar tu voluntad”. La palabra voluntad viene del latín volutas y significa libre albedrío o libre determinación. Elección de algo sin precepto o impulso externo que a ello obligue. Intención, ánimo o resolución de hacer algo (entre otros significados).

Para mucha gente la fuerza de voluntad es una cualidad, pero para mí normalmente es sinónimo de forzarme a hacer algo que no quiero. La misma palabra voluntad implica ya “no obligación”, por tanto no me gusta situada al lado de la palabra “fuerza”.

Sin embargo, “perseverar” significa mantenerse constante en la prosecución de lo comenzado, en una actitud o en una opinión. Por tanto, para mí, tiene el matiz de fijar un objetivo, algo deseado profundamente, y no desistir hasta conseguirlo, trazando un camino a seguir y fluyendo con eso que se desea, sin forzar, aceptando cada paso que damos, sintiendo que ese paso no es el objetivo final, sino un vehículo que nos conducirá hasta él de manera calmada, al ritmo que mejor  se adecue a nuestro estado y a nuestras necesidades en cada momento.

Así que, a la hora de plantearnos objetivos lo principal es que sintamos que nacen de nuestro corazón y que los queremos conseguir porque van a ser buenos para nosotros y nos van a hacer más felices. Te diré que sólo esos objetivos son los que de verdad ponen en movimiento la energía de la materialización.

Ya es hora de romper barreras, de dejar de creernos lo que el sistema ha decidido que es mejor para él, para mantenernos sumis@s y bajo su control.

¡Atrevámonos a conectar con nuestra presencia YOSOY y a preguntarle qué es lo que de verdad quiere, cuál es su misión en esta vida y qué es lo que ha venido a materializar!

¡Atrévete a ponerte en primer lugar!

Es mucho más sencillo de lo que parece y te lo mostraré en este taller mágico. Te enseñaré a identificar tus verdaderos deseos y activar en ti la energía de la perseverancia para materializarlos.

La herramienta principal: LA CREATIVIDAD

Sí, LA CREATIVIDAD SANA, LA CREATIVIDAD CREA, LA CREATIVIDAD LLEGA AL CORAZÓN, a esa parte de nuestro inconsciente donde no hay límites, donde la imaginación vuela y donde todo es posible, como cuando éramos niños y jugábamos a imaginar que éramos mil personajes diferentes que vivían increíbles aventuras, y cuando cogíamos papel, muebles o paredes y los decorábamos con dibujos nacidos directamente de nuestra alma, cuando cualquier soporte en blanco y unos cuantos plastidecor nos animaban a sacar todo lo llevábamos dentro y que necesitaba hacerse visible y transformarse.

Eso es lo que vivirás en los talleres de PolarizArte, esa vuelta a la inocencia de la niñez, donde todo es posible, donde no hay juicios, donde tenemos mayor capacidad para conectar con nuestro Ser y para permitirle que se exprese a través de colores y formas nacidas directamente de la fusión de nuestro corazón y nuestra conciencia, libre de las limitaciones protectoras de nuestra mente.

Vente a crear y expresar ese deseo increíble que ya puedes sentir latiendo en el centro de tu corazón. Yo ya lo puedo sentir y estoy contando los días para que nos veamos en el taller y lo plasmes con hermosos colores, como hacías cuando eras niñ@.

Yo pongo todo el material para que tú, por una vez, sólo te pongas en primer lugar y expreses lo que de verdad quiere tu alma.

Las plazas ya están volando. No lo dudes y reserva la tuya aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies