Eva

Óleo sobre tabla
Junio de 2018

“Amor, te pinto para que ocupes tu lugar, para que puedas ser tú, para ti y por ti. Para que te mires y puedas sentir todo tu potencial, todo tu valor y todo tu poder”

Eva

Nuevos procesos habían comenzado y yo me sentía entusiasmada por ver hasta dónde me llevarían. Seguía superando retos técnicos y emocionales.

El retrato de Eva y mi autorretrato fueron seguidos porque ambas necesitábamos ocupar nuestro espacio. Nuestras energías estaban demasiado mezcladas y nuestros roles no estaban muy definidos.

Quizá yo nunca había dejado de ser una niña deseosa de cariño, a la que le daba un miedo atroz crecer y enfrentarse a los retos de la madurez y de la vida, y esto hizo que al engendrar a Eva le asignara el proyecto de ser mi niña interior, de vivir la infancia y la niñez, que yo consideraba ideal y que creía que nunca había tenido.

Al pintar esta obra entendí el papel que había asignado a mi hija en la vida y que la había sacado a escena con un personaje más adecuado para mí que para ella, con guión muy mal escrito y sin posibilidad ninguna de improvisar y de crear su propio personaje.

En esta obra seguí canalizando la energía de sanación de la familia. Cambié los patrones que mis padres me habían traspasado sin ninguna mala intención, pero ya estaban obsoletos y no me servían, y también liberé los patrones que yo, de la misma manera inconsciente, había traspasado a mi hija.

Isabel Gallego

 

“Transformando realidades a través de mi creatividad”

¿Quieres saber cuál es TU OBRA MAESTRA?
Yo te ayudaré a descubrirlo y a que la pintes.

Regálate la experiencia de reconectar con tu poder interior y con la mejor versión de ti mismo a través del arte.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies